Nuestra Historia Personal

“Personalmente y desde bien pequeño, en las farmacias de mis abuelos empecé a conocer esta profesión”.

Mi Abuela

Aquellas farmacias en Manuel y Almussafes estaban unidas a sus casas, por lo que era muy frecuente que, en las comidas familiares de los fines de semana, ambos se escaparan en algún momento para continuar con su profesión. Aquellas farmacias tenían algo de la magia que entraña lo antiguo y los olores a ungüentos, preparados y plantas medicinales eran habituales. Y como niño, no podía evitar escaparme perdiéndome entre sus estanterías llevado por la fascinación y la curiosidad. De mis abuelos, Antonio y Pepe, empecé a comprender que la salud de sus pacientes siempre sería una preocupación constante en esta profesión.

La Farmacia en los 70s

Más tarde, mis padres tuvieron la oportunidad de adquirir las farmacias en Alfafar así que nací y me crie en este pueblo. Por aquel entonces, las guardias duraban toda una semana y por la noche la policía venia a casa para avisarte del servicio de urgencias. Así que en alguna noche de juventud en la que regresé a casa más tarde de lo que tocaba, me llevé alguna sorpresa al cruzarme con él camino de la farmacia.
Por otra parte, me encantaba acercarme a ver como Don José, que es como aún se le llama en la farmacia, preparaba las fórmulas magistrales en su farmacia

Mi madre, Mª Victoria, ya en la farmacia de la calle San Antonio, siempre generó en la rebotica un entorno familiar y la atención con la que trataba a los pacientes aún me lo recuerdan en la farmacia. El ambiente que generaba, en la farmacia y en el equipo, era una mezcla admirable de respeto, pasión, amabilidad y servicio que he entendido que debían de continuar siendo el núcleo más importante porque así eres capaz de trasmitirlo al paciente.

En 1985, la farmacia tuvo la necesidad de reformarse. Las hermosas puertas de madera noble, los mostradores de mármol, las pesadas cajoneras y ese olor que solo los antiguos botes de porcelana y el papel de envolver los medicamentos de aquella vieja botica eran capaces de trasmitir, pasaron a mejor vida y la rutuna de trabajo muy centrada en la receta pasó a hacerse más llevadera.

Nuestro EquipoEn esa época, la reforma supuso un grandísimo cambio y las estanterías de maderas proporcionaban un ambiente cálido donde se trabajaba muy a gusto.

Y en mi caso, después de licenciarme farmacéutico en la Universidad de Navarra, cursar diferentes estudios y adquirir experiencia trabajando en otros sectores, tuve la oportunidad al jubilarse mi madre, de adquirir su farmacia en la calle San Antonio.

Pero el tiempo pasa inexorablemente y había que adecuarse a las nuevas circunstancias donde necesitábamos más espacio y mejor ubicación, por lo que la farmacia pasó a establecerse en el antiguo camino que unía Alfafar con Lugar Nuevo de La Corona y que era conocido como La Tauleta de la Virgen, o simplemente el carrer de La Tauleta.

Como ves, en la familia somos ya más de cuatro generaciones de farmacéuticos comprometidos con la salud y el bienestar de nuestros pacientes. Ahora en nuestras nuevas instalaciones en la Farmacia La Tauleta, seguimos ofreciendo, desde la profesionalidad, la amabilidad y el servicio, la mejor atención farmacéutica personalizada, con los mejores productos y los servicios más innovadores enfocados en la prevención y el bienestar de los pacientes.

“En definitiva, otra manera de cuidarte”.

1
×
Hola! ¿Podemos ayudarte?