Dermatitis Atópica: Qué es, causas y cuidados

Cada vez con mayor frecuencia, descubrimos en nuestro entorno casos de personas quejándose de constantes picores en la piel. El diagnóstico muchas veces coincide con el de la dermatitis atópica.

¿Qué es la dermatitis atópica y por qué aparece?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel caracterizada por su sequedad que altera la estabilidad del manto hidrolipídico y cuyos síntomas más habituales son la descamación e irritación y que provoca fuertes picores que afectan a la calidad de vida de las personas que la sufren.

Los pacientes con dermatitis atópica tienen alterada una proteína estructural que hace que no se forme correctamente el manto hidrolipídico y la función barrera de la piel quede alterada. Consecuentemente se produce una pérdida de agua que facilita la entrada de agentes irritantes como virus, bacterias, partículas de polución y polen.

Estos agentes son los que provocan finalmente la reacción inflamatoria, la irritación y los síntomas molestos como el prurito y el eczema.

En casos más graves, esta hipersensibilidad conlleva también la aparición de sarpullidos con comezones, enrojecimiento e incluso ampollas.

Tiene un gran componente de carácter hereditario y suele cursar en brotes. Además, estos pacientes tienen una predisposición individual a padecer enfermedades de origen alérgico como rinitis, conjuntivitis, urticaria y asma bronquial.

¿Cuál es la causa de la dermatitis atópica?

Hemos visto que principalmente se trata de una patología de carácter hereditario. De hecho, si uno de los padres la sufre, las probabilidades de sufrir DA son de casi 50% y del 80% en el caso de que ambos padres la padezcan.

Más allá del factor genético, las alteraciones inmunológicas y determinados alérgenos alimentarios pueden también provocar la aparición de los brotes, así que analiza que comiste antes de cada brote y anótalo para llevar un seguimiento.

¿Cómo actuar ante la aparición de los síntomas?

Es imprescindible el diagnóstico por parte del dermatólogo para actuar lo más pronto posible e impedir el progreso de la dermatitis. Ten en cuenta que cada brote favorece la aparición de nuevas recaídas, por lo que es fundamental erradicar rápidamente los brotes.

El tratamiento farmacológico en la aparición de los brotes es con corticoesteroides locales que reduzcan la inflamación de la piel y mejoren la aparición de los síntomas. Acude a tu médico para que establezca cual es el tratamiento más adecuado y su posología.

¿Qué cuidados podemos aplicar?

  • Evita los alérgenos que puedan inducir la aparición de brotes. Si tienes animales en casa, es muy importante que uses aspiradores especiales anti-ácaros. Recuerda que las sustancias del humo del tabaco también son muy irritantes.

  • Utiliza ropa de algodón y evita la lana y las fibras sintéticas, ya que pueden irritarte la piel. No se recomienda el uso de suavizantes.

  • Evita utilizar demasiado detergente para lavar la ropa. El exceso puede debilitar la epidermis.

  • No olvides secar bien y planchar la ropa en contacto con la piel, estos serán menos ásperos.

  • Asegúrate que la temperatura de tu casa no sea demasiado alta (19-20 ° C) y humedece regularmente la atmósfera y ventila concienzudamente la casa todos los días, no importa si es verano o invierno.

  • Humedece regularmente las habitaciones o simplemente extiende durante toda la noche una toalla mojada en la habitación.

  • Salvo que la sudoración excesiva te aumente el picor, no disminuyas la actividad deportiva.

¿Qué productos puedo utilizar para la higiene personal?

  • En la ducha, recuerda no usar agua muy caliente a más de 35º porque la piel seca no soporta el agua caliente y evita los baños de burbujas y sales de baño, porque secan e irritan la piel.

  • Suprime los jabones ordinarios, ya que irritan y secan la piel y lava el cuerpo con un producto higiénico de alta tolerancia, idealmente un detergente sintético líquido o una barra relipidizante sin jabón (para reforzar la barrera cutánea).

  • Seca la piel con mucho cuidado, usando una toalla de algodón.

  • Aplica abundantemente, de 1 a 2 veces al día, un emoliente de tolerancia muy alta, que favorezca la reconstrucción de la barrera cutánea y que restaure la flexibilidad y suavidad a la piel, al mismo tiempo que reduce la hiperreactividad.

  • Cuando haya un brote de eccema, utilizar de 1 a 2 veces al día un tratamiento hidratante que calme el picor y limite la reacción inflamatoria en la parte exterior de las lesiones de eccema.

¿Qué rutina de cuidados te recomendamos en la farmacia?

En la farmacia La Tauleta en Alfafar disponemos de diferentes marcas para el tratamiento y la prevención de la dermatitis atópica. Especialmente te recomendamos nuestra marca propia.

Es importante respetar la correcta rutina y sobre todo aplicar los productos adecuados con constancia. Empieza por una correcta limpieza, luego calma la piel y termina con una crema nutritiva

1.- LIMPIAR: Jabón syndet emoliente,

  • Con una fórmula enriquecida en aceites de onagra (relipidizante) y aceite de rosa de mosqueta (calmante y nutritivo), conseguirás tener la piel más suave evitando la sequedad y su descamación. Permite su uso diario en la fase de prevención de brotes.

2.- CALMAR: Emulsión calmante Dermatitis Atópica

Con manteca de karité ayuda a restablecer el contenido lipídico alterado, aliviando las manifestaciones típicas de la dermatitis atópica como el picor y las rojeces.

3.- NUTRIR: Emulsión Cuidados Intensivos Dermatitis Atópica

Para el cuidado intensivo facial diario y corporal en las zonas sensibles en fase de brote. Protege y calma la piel agredida reconfortándola en profundidad.

1
×
Hola! ¿Podemos ayudarte?